El sexo es mejor al tempo adecuado de la música

tempo del amor

¿Hay un tempo para hacer el amor?

El canto de los pájaros es una de las realidades naturales que prueban que uno de los motivos principales de la música es el sexo.

Podría abrirse una polémica sobre la afirmación, pero antes los participantes deben saber que este fue un descubrimiento del genial Charles Darwin.

En su obra magna El origen del hombre, donde probó su teoría de la evolución, escribió que esas habilidades de las aves fueron copiadas al principio por los ancestros masculinos y femeninos de la humanidad con el propósito de cautivar al sexo opuesto.

Hace unos años el psicólogo Benjamín Charlton de la Universidad de Sussex en Brighton, Inglaterra apoyó a Darwin en ese sentido.

En un experimento propio Charlton descubrió evidencias de que las preferencias sexuales de las mujeres cambian durante la menstruación.

El tempo del amor

En el momento más fértil del ciclo ellas prefieren compositores de música más compleja, que quizá podrían ser considerados como parejas más capaces.

Un audaz descubrimiento que quizá ha inspirado a algunos a hacer grandiosas canciones.

Una realidad histórica es que todas las culturas conocidas han tenido música, incluso aquellas que no tenían lenguaje escrito.

La percusión, flautillas hechas de huesos de piezas de caza y antiguos instrumentos rudimentarios se usaban tanto para ritos religiosos como sexuales, según algunos.

“La destreza en el canto y en crear música funcionaría como la cola del pavo real: inútil, incluso una molestia, pero llama la atención” observó Charlton

Y no solo el rock

Un ejemplo moderno es que las estrellas del rock y del pop tienen un séquito eterno multitudinario de admiradores que los encuentran sexualmente atractivas.

Están siempre rodeadas de bandadas de admiradores disponibles y en la cima de su fertilidad.

Algunos especialistas en la Música ven incluso pretensiones fálicas en el uso de las guitarras y ponen como ejemplo a Jimmy Hendrix.

Sensual Music. Playlist,

Y no es solo un fenómeno del rock o de los pop modernos. Las actuaciones de Franz Liszt, el pianista, compositor y director húngaro, también extasiaba a las mujeres

Un estudio de la vida de Liszt incluyó el detalle que en sus conciertos había considerablemente más mujeres en los asientos cercanos.

El tempo medio para hacer el amor

También hay pruebas anecdóticas que sugieren que la calidad de la interpretación de la música declina después del sexo.

Actualmente surgen otras teorías que parecen emparentadas con las carreras. La velocidad el tempo de una melodía es lo más popular para estimular el sexo, se ha descubierto.

Esa velocidad precisa es la 119BPM. Un buen consejo para los compositores parece ser que deben pre configurar su velocidad para imprimir al ritmo de su música la 119BPM

Para afirmar tal cosa investigadores de Supplement Place del Reino Unido analizaron 60,000 canciones preferidas por personas para acompañar sus relaciones sexuales.

Descubrieron que 119 es el promedio de BPM. Bad Romance y Just Dance de Lady Gaga son citadas entre las de mejor ritmo.

Otro que muerte el polvo

Entre las 20 mejores canciones sexys detectadas tal promedio de BPM es ligeramente menor: Solo 110. Tal tempo la incluye el éxito de Queen Another One Bites The Dust y The Spice Girls Wannabe.

“Otro que muerde el polvo”, dicho en buen español enloqueció a públicos de habla inglesa e incluso de habla hispana, que escuchaban alguna sugerencia extra.

Otra derivación del estudio indica que las personas con gustos musicales similares tienen más sexo en comparación con las personas con intereses musicales diferentes.

Muchos piensan que todos los “descubrimientos” anteriores a lo que dijo Darwin tienden a darle la razón como en muchos otros temas no musicales.

Otros humanos escépticos afirman mientras se rascan la cabeza mostrando dudas, que al sexo no hay quien lo encasille. Pero ciertamente, suspiran, la música suele inspirar los mejores momentos.

MusicAdictus / Foto: Pana Kutlumpasis (Pixabay)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario