Crime and Spy Jazz on Screen, música del Film Noir

Crime and Spy Jazz on Screen

El Film Noir o Cine Negro que tomó vuelo como género cinematográfico en los años 30 con figuras ya legendarias como el actor Humphrey Bogart y el director John Huston tuvo en su trayecto ascendente un “socio” artístico: el jazz. 

El término de Film Noir es francés atribuido al crítico de esa nacionalidad Nino Frank pero en realidad no surgió en Francia sino en Estados Unidos donde tuvo su apogeo en desde 1939 a la década de los 50 . 

El jazz  se le unió “por el camino”  punteando las escenas con sus notas.   Ese es exactamente el vínculo del que habla el libro Crime and Spy Jazz on Screen, 1950–1970 (Crimen y espionaje – a los sonidos del jazz) de  Derrick Bang.

Bang  es un veterano escribiendo sobre  cine, televisión, música y entretenimiento en general para revistas y periódicos desde 1974. Tiene columnas y publica artículos habituales para The Davis Enterprise y vive en  Davis, California. 

Con 312 páginas, 250,000 palabras y 550 programas de cine y televisión, el libro es más bien un álbum con un excelente material de consultas donde todo detalle del tema está a la mano. 

Un ejemplo de los datos  y hallazgos de Bang sobre esta simbiosis puede ser The Wild One (El Salvaje), protagonizado por Marlon Brando en 1953. 

Hitchcock y Crime and Spy Jazz on Screen

Brando, un amante de la música que solía tocar “bongós”, un instrumento de percusión en visitas a La Habana,  pidió que fuera la música de Shorty Rogers la que ambientara El Salvaje.  Rogers fue un trompetista, compositor, arreglista y director de orquesta de jazz. 

El libro de Bang asume que fue entonces la combinación de Brando con su petición y Rogers con su música los que facilitaron la llave del jazz al cine. 

En realidad The Wild One  tuvo poca  relación con crímenes  y ninguna  con el espionaje.  Dirigida por  László Benedek, Brando  interpretó el  jefe de una banda de motoristas inconformes con la sociedad. 

Crime and Spy Jazz on Screen, 1950–1970

Pero las escenas violentas y sugerentes de violencia “juegan” perfectamente con las composiciones de Shorty Rogers, con una sonoridad “clari-oscura” según lo que sucediera con la imagen. 

Más claro fue el jazz que enriqueció el estilo del rey del suspenso Alfred Hitchcock, en una serie de televisión sobre sus historias en la década de los años 50.  

Quien tenga edad para recordar, en el show Alfred Hitchcock Presents sabrá que el  legendario director daba una pausa de la historia que se presentara, y a veces  el jazz, en ciertas ocasiones, “hacía” los márgenes musicales. 

En ese espacio se utilizaron piezas jazzísticas en las imágenes de “Memos from Purgatory”  un relato de Harlan Ellison sobre su experiencia con las pandillas juveniles cuando se unió a una para investigarlas. 

Música del diablo

El cineasta británico era excelente para la cadencia del Film Noir, con temas sobre crimen y criminales, pero todo envuelto en una excelente capa refinada de imágenes de  expresionismo moldeado con una iluminación tenebrosa en claroscuro, escenas nocturnas  y lluvias infinitas. 

Probablemente el creador de Psicosis, Vértigo y Los Pájaros entre muchas otras obras, descubrió como el jazz increíblemente versátil y díscolo a la vez, ofrecía una vía para algunas escenas. 

El libro Crime and Spy Jazz on Screen, 1950–1970, en el cual se hacen hablar a ciertos protagonistas,  propone explorar el “misterioso” vínculo. 

En sus páginas se encuentran los esfuerzos de Elmer Bernstein buscando partituras de jazz para Man With the Golden Arm en 1955.  El tema principal de la película aún se escucha. 

Otro film de 1956, Baby Doll, de un tono sensual fuera de su época por el erotismo y matizado por el jazz causó un comentario que recoge el libro:  “No es de extrañar que la gente que va a la iglesia todavía considere el jazz como la música del diablo”. 

En el volumen puede encontrarse a la banda  Count Basie’s que fue la primera en Estados Unidos en romper la barrera racial y hacer un tema de televisión.  Está además la creación para la pequeña pantalla con la que ha contribuído Quincy Jones  

MusicAdictus  / Foto principl: Free-Photos (Pixabay)

Entradas relacionadas

Deja tu comentario