Astrid Kirchherr, la mujer detrás de The Beatles

Astrid Kirchherr

En los primeros tiempos del explosivo fenómeno The Beatles, Astrid Kirchherr fue la mujer que compartía sus asientos en aviones, algunas de sus presentaciones y ejercía influencia sobre ellos.

La prensa de la época supo enseguida de quien se trataba: la fotógrafa de la banda.

Kirchherr, entonces casi tan joven como cada integrante de los fabulosos de Liverpool percibió el enorme talento que tenía delante.

Conoció  a The Beatles cuando aún eran cinco y  recorrían con sus actuaciones los bares de Hamburgo.

Eran entonces Paul McCartney, John Lennon y George Harrison y aún no había cambiado su batería Pete Best. No habían encontrado a Ringo Starr  y trabajaban con el pianista Stuart Sutcliffe.

Sutcliffe era novio de la habitualmente sonriente fotógrafa alemana, que murió en mayo de 2020.

En aquellos días iniciales alguien dijo de Kirchherr que era la musa beatleriana.

Eran los finales de 1962 cuando la chica influyó en los famosos peinados de los cinco músicos británicos.

El regalo inconmensurable de Astrid Kirchherr

Se dice que lo primero que hizo fue convencer a Sutcliffe para que se cortara el flequillo sobre la frente,

Así creó el cabello a lo Beatles que aún muchos por el mundo mantienen. Falleció de 81 años  (como pasa el tiempo) en Hamburgo

El periódico alemán Die Zeit reveló que padeció una  “enfermedad breve y grave”. Y otros no dejaron de mencionar sus virtudes

“Inteligente, inspiradora, innovadora, atrevida, artística, alerta, consciente, hermosa, inteligente, amorosa y estimulante amiga para muchos”, tuiteó el historiador de los Beatles Mark Lewisohn.

Agregó que “su regalo a los Beatles fue inconmensurable”.

Un legado extra-artístico que dejó detrás la fotógrafa alemana fue su conocimiento de los miembros del cuarteto que muchos describen como el más exitoso del planeta en todos los tiempos.

“Todos eran muy jóvenes y yo era muy diferente”, confesó.

“Era unos años mayor, tenía mi propio departamento, mi propio auto, mi propia carrera. No habían conocido a nadie como yo antes “, dijo Kirchher  en una entrevista.

“En cierto modo, me parecía más a una figura materna”, estimó.

La mujer detrás de la fama

Sutcliffe y Kirchherr pronto comenzaron una relación. Pero el “quinto Beatle” dejó de serlo casi enseguida.

Dejó a los Beatles para asistir al Colegio de Arte de Hamburgo para dedicarse a la pintura. Pero murió de una hemorragia cerebral en abril de 1962 a la edad de 21 años.

Todo ello despertó una necesidad cinematográfica. La  película de 1994 Backbeat la mostró junto a The Beatles en los días de  Hamburgo.

George Harrison habló por los miembros del grupo en su momento al definir a Astrid como una persona que “influyó en nuestra imagen más que nadie” “Nos hizo ver bien” aseguró.

En 1964, Kirchherr se reunió con los Fab Four para actuar como fotógrafo en la película “A Hard Day’s Night”.

Como en las fábulas, fue la mujer detrás de la fama de una gran aventura musical.

Música Adictus / Imagen: portada del libro Hamburg Days de Astrid Kirchherr y Klaus Voormann

Entradas relacionadas

Deja tu comentario